Etiquetas

, , , ,

Hay épocas en las que parece que las cosas tienden a torcerse una y otra vez, que las expectativas se rompen en mil pedazos, que todo va mal. En esas ocasiones ¿en qué te estas enfocando? 

La vida es más que este momento y el momento tiene mucho más que lo que percibes como desagradable. ¿Dónde pones tu atención? 

No se trata de dar la espalda a los problemas; tampoco de permitir que sean el centro de nuestra vida. Tan solo ampliar la mirada para coger aire fresco y valorar la belleza que también hay. Como si de una cámara de fotos se tratara, cierra el zum y amplía la escena. Con la escena mayor  puedes ver cómo se difumina un poco ese problema y apreciar algo que antes pertenecía al fondo de la fotografía.  

Ocúpate de lo que puedas solucionar, llora lo que tengas que llorar y disfruta de la multitud de cosas que la vida ofrece. 

Permítete observar a tu alrededor, poner la atención en la risa de un niño, en la suavidad de una tela o en la grandeza de un amanecer. Y así atender y poder crear en ti algo diferente:

Mientras el sol juega a esconderse tras las nubes, el mar en calma se cubre de rojizos. En el horizonte, allí donde parece que el mundo termina, siguen apareciendo maravillas que llenan el corazón.

Solo tenemos que despertar al nuevo día agradeciendo la vida y decidir hacia dónde vamos a mirar. 

Anuncios