Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Aquello que más nos gusta de nosotros, así como lo que más nos desagrada, nos viene transmitido por los padres. Es cuando agradecemos y aceptamos su legado que podemos transmutarlo. 

Bajo esta premisa nos movimos el viernes en la Akademia de Mataró.

Un nuevo grupo de jóvenes maravillosos, dispuestos a crecer emocionalmente, con consciencia de sus orígenes y tomando la fuerza que unas firmes raíces puede dar. Cada uno a su ritmo, dando pasos hacia la independencia y la responsabilidad de sus actos y emociones.  

Otro año más, agradezco a la Akademia y a Emilia Gálvez, su coordinadora en Mataró, la posibilidad de acompañar a quiénes colaborarán en que éste sea un mundo mejor. 

Anuncios