Etiquetas

, ,

A lo largo del día, incluso de la vida, vamos enlazando y justificando mentalmente diferentes realidades. Puede que nos levantemos con mal pie y el día nos parezca un completo desastre. O que hayamos tenido alguna mala experiencia con una pareja y lo proyectemos en cualquier relación futura. O tal vez, un amigo actuase de un modo que no aprobáramos y por ello nos distanciásemos.


Continuamente nos servimos de nuestra perspectiva para valorar el mundo. Nos encontramos con algo que juzgamos de una determinada manera y utilizamos esa experiencia para evaluar lo que nos va sucediendo. De esta forma, alimentamos nuestra particular historia, poniendo el foco sólo en aquello que la corrobora. Imaginamos lo que el otro piensa, los motivos que lo impulsan y los sentimientos que tiene. ¡Y lo tomamos como cierto! O evaluamos a una persona o situación, actual o futura, con lo que sucedió en el pasado con otras personas y situaciones. No preguntamos; sencillamente suponemos, actuamos y justificamos.

 

Somos seres racionales, o eso creemos, y nos es difícil reconocer que nos auto-engañamos con cuentos (que nosotros mismos inventamos) sobre lo que vivimos. En cierta medida, nos es difícil aceptar que no tengamos razón. Como diría uno de los maestros: “¿quieres tener la razón o quieres ser feliz?”  

 

¿Cómo salir de esa historia que repetimos desde hace años? Si nos ceñimos únicamente a los hechos puntuales y concretos, aquellos totalmente objetivos, nos libramos del cuento. Estas narrativas mentales que construimos, perderán fuerza si dejamos de justificar los motivos de estos hechos. Pero, si seguimos necesitando un hilo argumental, podemos inventar un cuento paralelo con un punto de vista diferente. Mediante el lenguaje metafórico, nuestro consciente (el inventor de la narrativa) no pone resistencia a una nueva perspectiva.


Sólo por ver qué sucede, toma un ejemplo de tu propia vida e intercambia los personajes. Si tu dejas de ser el protagonista, si esa historia te la explica el vecino, o si quien la explica es ese amigo que te agravió, ¿qué dirá sobre lo sucedido?, ¿qué consejo dará para su solución?



Anuncios