Etiquetas

, , , ,

Cuando se habla de creatividad, algunos opinan que es la capacidad de unos pocos. Estamos acostumbrados a considerar creativos a los artistas, diseñadores, escritores y poco más, olvidando la fuente de muchos de nuestros recursos.

Cuando creamos, estamos relacionando diferentes elementos y conocimientos para obtener algo nuevo. ¿Quién no ha cambiado algún ingrediente de una receta o encontrado una nueva manera de conseguir aquello que parecía imposible?

Todos somos creativos ya que continuamente estamos creando: en la cocina, en el trabajo, en nuestro aspecto… La creatividad no reside simplemente en el arte. Podemos ser creativos en una conversación, en una nueva forma de afrontar los problemas, en estrategias para vencer los retos… Es una capacidad que, de una u otra forma, tenemos todos, cada uno en su área y medida.

¿Cómo podemos ser más creativos? Actuando. Tener grandes ideas y dejarlas en la lista de proyectos pendientes es ahogar la creatividad con meras fantasías. Para crear se necesitan las agallas para pasar a la acción.

Ser más creativos, implica estar convencidos de nuestro potencial. La motivación, como motor de toda acción, nos impulsa cuando estamos convencidos de nuestras posibilidades. Así, estando motivados seremos constantes, nos esforzaremos y aprenderemos a levantarnos tras caer. La expectación y la curiosidad actuarán como energías impulsoras de nuestra creatividad.

Atrevámonos a mirarnos al espejo y decirnos lo grandes que somos. Después, pongámonos manos a la obra. Hagamos cosas nuevas con lo viejo, mezclemos sin lógica, permitámonos fluir con las emociones y los sistemas para hacer florecer lo no visto.

2015/03/img_0687.jpg

Anuncios